El Evento #16: $10,000 Heads-Up No-Limit Hold'em Championship comenzó con 114 jugadores. Tras 113 enfrentamientos, solo uno había logrado mantenerse invicto, y este no era otro que el jugador de 32 años Justin Bonomo, que con un registro de 7-0 se hizo con su segundo brazalete de oro de las World Series of Poker y con un premio de 185.965$.

Lanzado a por el récord de ganancias en un año natural, las ganancias de Bonomo en 2018 alcanzan ya los 14,5 millones de dólares, y eso que solo llevamos una semana de World Series of Poker.

Resultados

Posición Jugador País Premio (en USD)
1 Justin Bonomo United States $185,965
2 Jason McConnon United Kingdom $114,933
3 Juan Pardo Dominguez Spain $73,179
4 Martijn Gerrits Netherlands $73,179
5 Jan-Eric Schwippert Germany $31,086
6 Mark McGovern United Kingdom $31,086
7 Nicolai Morris United States $31,086
8 Kahle Burns Australia $31,086

Con bracket desemparejado, la mayor parte del field recibió la mitad de su dinero de vuelta y, básicamente, jugaron un satélite de 5.000$ para entrar entre los 64 mejores. Bonomo se enfrentó a su colega David Peters y después del Día 2 nos contó que enfrentarse a un rival tan duro, y al que conoce tan bien, lo ayudó a concentrarse desde el principio.

Bonomo se apuntó la victoria y se ganó un asiento en el bracket oficial de 64 jugadores, en el que se enfrentó al español David Laka. En ese duelo, una mano en la que Bonomo ligaba top pair y proyecto de color, y hacía color en el turn, le permitía mandar a la lona a Laka, que se movía all in tras el river con solo top pair. Bonomo pagaba y se hacía con un asiento entre los 32 mejores.

Entonces se enfrentó a otro colega habitual de los High Roller, Jake Schindler. Sin embargo, la cosa no se alargó mucho, ya que Bonomo diezmó considerablemente la pila de Schindler en la primera mano. Bonomo flopeó set, completó full en el river, y vio como su rival le pagaba un apuesta enorme en el river, lo que le permitió dejarlo tan corto que dos manos después nuestro protagonista ya estaba entre los 16 mejores.

Allí le esperaba un hueso duro como Niall Farrell, y el ganador tendría garantizada la mini-caja. Una vez más, en las primeras fases del duelo se decidió todo. Era bastante pronto para poner toda la carne en el asador con una pareja de treses, pero Farrell decidió que los suyos eran buenos para jugarse sus 96 ciegas en una four-bet all in. Bonomo le pagó con reyes y el milagro no surgió con las comunes. Bonomo fue el primero en colarse entre los mejores 8.

Mark McGovern fue su rival en cuartos, y en esa ronda Bonomo también tuvo todo bajo control. No sufrió ningún contratiempo y terminó eliminando a su rival con algo de suerte, pero cuando su ventaja era ya casi imposible de revertir. Las semifinales le esperaban al día siguiente.

Martijn Gerrits y Bonomo jugaron un enfrentamiento fantástico en semifinales, un duelo que duró 93 manos. Esta vez la cosa no fue fácil, sobre todo después de que Gerrits se apuntase una importante doblada para colocarse líder destacado. No solo eso, logró hacerla aún más grande. Llegó a tener una ventaja de 8 a 1, pero Bonomo logró doblarse varias veces para tomar el mando de nuevo antes de cerrar su clasificación para la final.

Su rival en el heads-up final pudo ser un español, lo que nos habría permitido presumir de haber plantado a uno de los nuestros en el cara a cara final de este evento por segundo año consecutivo, pero eso nunca ocurrió. Jason McConnon se deshizo del español de moda, Juan Pardo Domínguez, y nos quedamos sin final.

"EL ÚNICO SIGNIFICADO QUE TIENE ESTO ES QUE MI RACHA DE RESULTADOS NO HA TERMINADO. SOLO ESPERO QUE CONTINÚE".

McConnon fue capaz de pelear por el título y en solo seis manos tomó el liderato, pero una vez que Bonomo se lo quitó en la mano #7, ya nunca pudo recuperarlo. Bonomo fue erosionando el stack de su rival poco a poco hasta que todas las fichas se fueron al centro en la mano #59. Con una desventaja de 7 a 1, McConnon comprometió sus últimos puntos con dama-nueve y Bonomo le pagó con dos cuatros. La pareja pequeña aguantó y Bonomo se hizo con su segundo brazalete.

"En la ronda final simplemente recibí cartas mucho mejores que en la semifinal. No sabía quién era mi rival antes del inicio del torneo, pero busqué online y descubrí que es un jugador de cash high stakes online. Es el tipo de jugadores que conoce todos los spots. Definitivamente, no es alguien a quien te quieras enfrentar en un torneo heads-up".

Tras ser preguntado por cómo se recibe este brazalete en comparación con el primero, Bonomo fue honesto.

"El primer brazalete lo sentí como mucho más especial. Tenía cuatro segundos puestos, pero aún no había logrado ninguna victoria. Ahora, realmente no siento que tenga que quitarme ningún peso de la espalda o terminar con ninguna maldición. El único significado que tiene esto es que mi racha de resultados no ha terminado. Solo espero que continúe."

Por el momento no hay señal de que Bonomo de un paso atrás, y eso asusta al resto de la comunidad pokeril.

 
Copyright © 2018 AsoPoker - La página oficial del poker en latinoamérica. All Right Reserved.
Powered By AsoPoker